Category: SHIATSU

CURSO INTRODUCCIÒN al SHIATSU

CURSO INTRODUCCIÓN SHIATSU

MÁLAGA  21 y 22 Marzo
El próximo mes de MARZO iniciamos el CURSO para introducirse al apasionante mundo del SHIATSU.
Una oportunidad, en la que partimos desde la base, para adquirir a través de la práctica la esencia del shiatsu, no te hace falta conocimientos previos, simplemente ganas de aprender y descubrir otra forma de prevenir y mantener un cuerpo y mente sano.
Una formación de 12 horas, en las cuales te enseñaremos;
  • Introducción al curso.
  • ¿Qué es SHIATSU? Características de la técnica Shiatsu.
  • Posturas principales del practicante de Shiatsu.
  • Características y tipos de presiones.
  • Normas de precaución y trastornos en los que no debe aplicarse Shiatsu.
  • Shiatsu Básico Namikoshi en decúbito lateral.
  • Shiatsu Básico Namikoshi en decúbito prono.
  • Shiatsu Básico Namikoshi en decúbito supino.
  • Entrega de diplomas
Con este Curso, podrás adquirir los conocimientos necesarios para poder sentirte verdaderamente útil en el propósito de ayudar a otras personas y así mejorar el bienestar de nuestros seres queridos.
Además, este Curso Básico, permite, a quienes deseen formarse profesionalmente, tener una visión clara de qué es y en qué consiste el Shiatsu, así como las expectativas que los niveles avanzados pueden ofrecerles.

«NUEVAS SENSACIONES TE ESTÁN ESPERANDO»


«El Shiatsu es como el puro afecto materno, la presión sobre el cuerpo estimula la fuente de la vida»
Tokujiro Namikoshi   

FELICES FIESTAS

FELICES FIESTAS 


En estos días que se aproximan de celebraciones y reuniones, desde la Escuela Japonesa de Shiatsu Málaga, os deseamos que paséis unos días cargados de ALEGRÍA y BIENESTAR. Que los buenos deseos que os propongáis se vayan realizando.

Y una vez más AGRADECEMOS vuestro acompañamiento y la confianza que depositáis cada día en nuestra labor.




¡¡¡ FELIZ NAVIDAD !!!



🎄🎁🎄🎁🎄🎁🎄🎁🎄🎁🎄🎁🎄

Salud y Bienestar 

Te puede interesar:

VISIONES DE LA PRÁCTICA DEL SHIATSU


A veces, en el entorno de las personas que han oído hablar del Shiatsu, este se interpreta como un modelo de terapia encuadrado en la digitopresión y con patrones estandarizados o con clasificaciones bastante herméticas. Es comprensible, ya que a pesar del tiempo que esta terapia lleva entre nosotros, sigue siendo una gran desconocida.
Si algo tiene de interesante el Shiatsu, es su enorme capacidad de adaptación a cualquier situación o necesidad. Esta es una de esas características que hacen del Shiatsu una terapia absolutamente permeable, adaptándose, bien a una planificación de un proceso de reequilibrio general que pudiera ser más o menos largo, como a la exigencia de una recuperación que no pudiera demorarse en el tiempo. Es cierto que la filosofía del Shiatsu se nutre de la medicina oriental, y esta observa al individuo íntegramente, como un todo y conectado con los procesos naturales y con la naturaleza misma, pero su gran capacidad de adaptación, nos revela la posibilidad de afrontar formas de trabajo que bien se podrían asemejar a la visión cortoplacista o reduccionista de la medicina occidental.
Esto le aporta al terapeuta profesional de Shiatsu poder adaptar su trabajo, tanto a las necesidades como a las circunstancias puntuales de quien reciba la terapia. Pero, en cualquier caso, incluso cuando se utiliza el Shiatsu buscando un resultado a corto plazo, la práctica, no debe girar exclusivamente en torno al dolor o a la zona afectada. 
Dentro de nuestro maravilloso cuerpo, todo es una extraordinaria red de comunicaciones, entre las cuales existe una incesante interacción a nivel neurológico, sanguíneo, hormonal, energético, muscular y orgánico. Esta red ejerce un vínculo global que afecta a todo lo fisiológico, pero es evidente que existen unas relaciones que son mucho más directas que otras. Conocer estos vínculos le permite al terapeuta de Shiatsu múltiples recursos. Esto le facilita poder trazar un orden coherente de trabajo. Tratar el entorno y aquello relacionado con la afección, sin necesidad de actuar sobre las zonas más sensibles, evitando así el posible aumento de la irritación, lo que permite a su vez, que el dolor no esté necesariamente presente en el tratamiento. Esto es importante, ya que la ausencia de dolor irritante, ayuda al paciente a no poner resistencia al trabajo del terapeuta. Además, cuando se comprenden bien estas relaciones, el terapeuta de Shiatsu puede entender con facilidad donde se encuentra el origen o la causa principal del problema, que casi nunca coincide con zona afectada.
Trabajar con Shiatsu en este orden de relaciones, potencia la capacidad que el cuerpo tiene de regenerar su equilibrio, ya que integra estímulos desde distintas zonas corporales y en distintos grados de profundidad. 
Tristemente, aún hay personas que desconocen el Shiatsu como una terapia, que tiene una enorme capacidad para revertir los estados de desequilibrio, eso sí, dentro de los propios límites naturales en cada cuerpo.

                                                                                       Mateo García del Río
                                                                                                           Director Escuela Japonesa Shiatsu Málaga

Los beneficios del Shiatsu en el organismo

El terapeuta de Shiatsu, a través de la información táctil que recibe con las presiones, observa las zonas del cuerpo del paciente, especialmente aquellas cuyo riego sanguíneo no es el adecuado. Cuando una zona del cuerpo no recibe el riego sanguíneo correcto, en la piel de dicha zona observamos que no tiene brillo o está seca, carece de elasticidad y en ocasiones, incluso aparece vello para proteger la zona. Con el estímulo del Shiatsu, una de las primeras cosas que sucede, es la recuperación del riego sanguíneo en aquellas zonas en las que es insuficiente. Este es el principal mecanismo fisiológico de nuestra capacidad innata de autocuración. Con el restablecimiento circulatorio llegan los nutrientes y la energía necesaria para la recuperación de la zona afectada.

El Shiatsu proporciona muchos beneficios para el organismo. Algunos de estos efectos son:

1-      Flexibiliza la piel

2-   Mejora el sistema circulatorio

3-     Flexibiliza los músculos

4-     Ayuda a la recuperación del equilibrio del     sistema digestivo
5-   Facilita las funciones de los órganos     y vísceras
6-    Mejora el control del sistema endocrino

7-    Regula las funciones neuronales


Todas las articulaciones del cuerpo están conectadas y si una articulación deja de funcionar y su movimiento se ve reducido, todas las articulaciones relacionadas con ella se verán afectadas.
Imaginemos que nos torcemos un tobillo, debido al dolor utilizaremos más el otro pie, por lo que cambiamos nuestro centro de gravedad. Un cambio de este tipo afectará a todas las articulaciones. El Shiatsu actúa regulando los desequilibrios del cuerpo de los pies a la cabeza, tratando todas las articulaciones para que recobren su sincronía natural.

El ser humano suele realizar ejercicios y movimientos que se repiten a diario, forzando así unas zonas más que otras. Por ejemplo, usamos una mano más que otra, cruzamos una pierna sobre la otra. El Shiatsu ayuda al paciente a alcanzar el límite máximo de la capacidad de autocuración de su organismo, que todo ser humano posee. El organismo tiene capacidad para estar siempre en un estado adecuado de salud.Instintivamente, rechazamos lo que nos perjudica y admitimos lo que nos beneficia. 

El dolor es una señal de alarma que el cuerpo nos envía para avisarnos de que lo estamos dañando. Las personas que tienen <<anestesiada>> esta sensación, no conocen el límite de aguante de su cuerpo y suelen padecer graves enfermedades por sobrepasarlo.
Los animales cuando enferman no comen ni beben, solo descansan, posibilitando que su cuerpo sane gracias a su capacidad de autocuración. El instinto es lo que los hace actuar de esa manera, lamentablemente solo el ser humano no descansa cuando enferma.

El mejor indicador de un buen estado de salud es que al levantarnos por la mañana estemos descansados y con energía para empezar el nuevo día. El ser humano debe vivir de acuerdo a sus biorritmos y mantener un estado de salud que le permita tener la sensibilidad suficiente para recibir cualquier señal que el cuerpo le envíe, y poder reaccionar con prontitud ante cualquier enfermedad. Día a día nuestro cuerpo cambia, pierde tono y salud.

Conseguir que el mayor número de personas posible logre disfrutar de su vida plenamente y ser feliz, es la misión del Shiatsu.

¿Qué es el SHIATSU?


El Shiatsu es una terapia manual de origen japonés, creada por el Maestro Tokujiro Namikoshi,  que aúna el conocimiento de la antigua medicina oriental y el conocimiento anatómico y fisiológico de la medicina científica.Centra su filosofía en la importancia del mantenimiento de la salud y la prevención de la enfermedad aumentando la vitalidad, aliviando la fatiga y estimulando la capacidad de autocuración del cuerpo humano.



La terapia consiste en realizar presiones con los dedos pulgares y las palmas de las manos sobre determinadas zonas y puntos del cuerpo del paciente. Estas presiones son perpendiculares y se modulan según la respuesta de la zona que se presiona. Con ello se estimula la piel, mejora la función muscular y de los órganos y vísceras, equilibra el Sistema hormonal facilita el movimiento circulatorio. Ayuda a restablecer el flujo energético, normaliza el Sistema Nervioso y especialmente regula el Sistema Nervioso Autónomo, entre otros muchos beneficios que aporta al organismo.

El cuerpo tiene la capacidad de autosanar, es por eso que cuando nos duele alguna parte del mismo, de forma instintiva acercamos nuestra mano a la zona dolorida y nos presionamos. Es una acción que realizamos sin darnos cuenta, pero es una forma natural de aliviar el dolor. De aquí nace el Shiatsu y otros tratamientos, ya que ejerciendo presiones sobre determinados puntos, se reactiva la capacidad de autocuración del cuerpo. Por otro lado, las inflamaciones son acumulaciones de iones positivos, por eso, al poner nuestras manos cargadas de iones negativos sobre la zona inflamada, neutralizamos la carga positiva y el dolor desaparece.

TRATAMIENTOS QUE PODEMOS REALIZAR CON SHIATSU


  • Problemas del aparato digestivo:
          Equilibrar el apetito, diarrea, estreñimiento, mala digestión, gases.

  • Problemas de la piel:
          Alergia, asma, flexibilidad, picor, aspereza, eczemas, etc.

  • Problemas del aparato genital:
           Dolor menstrual, menstruación irregular, menopausia, síntomas durante el embarazo, postparto, etc.

  • Problemas circulatorios:
          Pie hinchado, varices, calambres, retención de líquidos, pesadez de piernas.

          Hipertensión,  sensación de ahogo  opresión, prevención y rehabilitación de infarto cerebral, taquicardias, angina de pecho, arritmias e infarto de miocardio.

  • Problemas de la espalda y hombros:
           –          Dolor lumbar, cervicalgia, hernia discal, ciática, 
                limitación del movimiento y/o dolor de brazos, etc.

  • Alteraciones del Sistema Nervioso
           –          Nerviosismo, insomnio, estrés, ansiedad, agotamiento 
               físico y/o mental, depresión.

La técnica permite diagnosticar un problema y tratarlo al mismo tiempo, ya que el terapeuta al aplicar presiones en el cuerpo, recibe información tanto de su estado de salud, como de las regiones que presentan algún desequilibrio, así como de la localización del dolor con o sin contracturas. Y según las zonas dónde se produzcan o dónde se observen estas irregularidades, el terapeuta puede conocer si se trata solamente de un desequilibrio musculo-esquelético o si también está implicado el desequilibrio de algún órgano o víscera. 

Con esta información, el terapeuta determina las pautas de trabajo necesarias, tanto en las zonas de dolor como en el origen del desorden, permitiendo al cuerpo restablecer su equilibrio natural. Esto nos permite entender que el Shiatsu es un tratamiento holístico, integral, ya que no solo se trabaja en la zona afectada, sino en todo el cuerpo. Esto se debe a que el tratamiento local, generalmente, tiene efectos temporales sobre los síntomas y no llega a curar la causa. Habitualmente los pacientes tienden a pensar que solo se les debe tratar la parte afectada o aquella que les duele. En la «Escuela Japonesa de Shiatsu» y en el Shiatsu en general, sabemos por ejemplo, que una disfunción del estómago puede estar producida por una baja función de los órganos relacionados con él, por lo que, si solo tratamos el estómago, no estamos tratando el origen del problema.

El Shiatsu puede aplicarse a hombres, mujeres y niños de todas las edades, y en cada caso se determinan los objetivos a conseguir. En las mujeres embarazadas se aplica Shiatsu durante toda la gestación e incluso después del parto, lo que acelera el proceso de recuperación y el reajuste de la cadera.

Recibir Shiatsu con regularidad, ayuda a descubrir los posibles cambios y anomalías que se manifiestan en el cuerpo. Así se impide la acumulación de estrés y de toxinas que puedan provocar la aparición de alguna patología. El objetivo del Shiatsu es mantener y aumentar la capacidad de autodefensa del organismo.
Es una terapia en la que solo se usan los dedos y las palmas de las manos, sin recurrir a maquinarias o utensilios. Tampoco se emplean puños, ni codos.

NO TIENE EFECTOS SECUNDARIOS.
×