¿Qué aprenderemos en el curso básico de SOTAI?




Aquí solo se mencionan los aspectos más destacados del Sotai, pero son muchos los conceptos que irán fluyendo, a modo de hilo conductor a lo largo del curso.
En realidad no vamos a aprender nada nuevo, solo vamos a descubrir cosas que nuestro cuerpo ya conoce, cosas que nuestra mente, tal vez nos impide descubrir y con las que nuestro cuerpo necesita volver a encontrarse. Ya que el Sotai está impreso en nuestro ADN e incluso lo realizamos a diario sin darnos cuenta.





          Aprenderemos a respirar, algo que hacemos de forma permanente y que haciéndolo correctamente se convertirá en nuestro mayor aliado. Nos llevará a la calma y a conectar con nuestro interior.

          Aprenderemos a reconocer y sentir nuestro centro de gravedad y nuestros ejes de equilibrio. Este es un capítulo fundamental para mover nuestro cuerpo de forma eficiente, de modo que nuestros movimientos no consuman energía, sino que por contrario, nos aporte dinamismo y vitalidad.

          Aprenderemos a observar a nuestros pacientes. Una forma de mirar que nos revele la información que guarda el cuerpo, que nos ayude a detectar los desequilibrios y su forma de compensarlos. Nuestra postura, tanto estática como dinámica, habla acerca de nosotros, de nuestro carácter y nuestros estados emocionales. Esto será de gran ayuda en el diagnóstico y marcará una parte importante de nuestro trabajo con el paciente.

          Cuando el cuerpo padece algún desequilibrio, irremediablemente lo refleja en el centro del cuerpo, alterándolo. Aprenderemos cuatro movimientos fundamentales que conectan con la cintura pélvica. Equilibrando ese centro, tanto energético como fisiológico, del resto del cuerpo se libera y se presta al trabajo de cualquier terapia.

          Debido a las exigencias de nuestra sociedad, la zona alta de la espalda, los hombros y el cuello soportan normalmente demasiada carga. También aprenderemos a liberar esa tensión en la cintura escapular y el cuello

          Comprenderemos como se relacionan en una sinergia constante, nuestra cintura pélvica y nuestra cintura escapular. Eso nos ayudará a disfrutar de un movimiento fluido, dinámico y liberador.

Prev Los beneficios del Shiatsu en el organismo
Next EL DOLOR

Leave a comment

×