Los beneficios del Shiatsu en el organismo

El terapeuta de Shiatsu, a través de la información táctil que recibe con las presiones, observa las zonas del cuerpo del paciente, especialmente aquellas cuyo riego sanguíneo no es el adecuado. Cuando una zona del cuerpo no recibe el riego sanguíneo correcto, en la piel de dicha zona observamos que no tiene brillo o está seca, carece de elasticidad y en ocasiones, incluso aparece vello para proteger la zona. Con el estímulo del Shiatsu, una de las primeras cosas que sucede, es la recuperación del riego sanguíneo en aquellas zonas en las que es insuficiente. Este es el principal mecanismo fisiológico de nuestra capacidad innata de autocuración. Con el restablecimiento circulatorio llegan los nutrientes y la energía necesaria para la recuperación de la zona afectada.

El Shiatsu proporciona muchos beneficios para el organismo. Algunos de estos efectos son:

1-      Flexibiliza la piel

2-   Mejora el sistema circulatorio

3-     Flexibiliza los músculos

4-     Ayuda a la recuperación del equilibrio del     sistema digestivo
5-   Facilita las funciones de los órganos     y vísceras
6-    Mejora el control del sistema endocrino

7-    Regula las funciones neuronales


Todas las articulaciones del cuerpo están conectadas y si una articulación deja de funcionar y su movimiento se ve reducido, todas las articulaciones relacionadas con ella se verán afectadas.
Imaginemos que nos torcemos un tobillo, debido al dolor utilizaremos más el otro pie, por lo que cambiamos nuestro centro de gravedad. Un cambio de este tipo afectará a todas las articulaciones. El Shiatsu actúa regulando los desequilibrios del cuerpo de los pies a la cabeza, tratando todas las articulaciones para que recobren su sincronía natural.

El ser humano suele realizar ejercicios y movimientos que se repiten a diario, forzando así unas zonas más que otras. Por ejemplo, usamos una mano más que otra, cruzamos una pierna sobre la otra. El Shiatsu ayuda al paciente a alcanzar el límite máximo de la capacidad de autocuración de su organismo, que todo ser humano posee. El organismo tiene capacidad para estar siempre en un estado adecuado de salud.Instintivamente, rechazamos lo que nos perjudica y admitimos lo que nos beneficia. 

El dolor es una señal de alarma que el cuerpo nos envía para avisarnos de que lo estamos dañando. Las personas que tienen <<anestesiada>> esta sensación, no conocen el límite de aguante de su cuerpo y suelen padecer graves enfermedades por sobrepasarlo.
Los animales cuando enferman no comen ni beben, solo descansan, posibilitando que su cuerpo sane gracias a su capacidad de autocuración. El instinto es lo que los hace actuar de esa manera, lamentablemente solo el ser humano no descansa cuando enferma.

El mejor indicador de un buen estado de salud es que al levantarnos por la mañana estemos descansados y con energía para empezar el nuevo día. El ser humano debe vivir de acuerdo a sus biorritmos y mantener un estado de salud que le permita tener la sensibilidad suficiente para recibir cualquier señal que el cuerpo le envíe, y poder reaccionar con prontitud ante cualquier enfermedad. Día a día nuestro cuerpo cambia, pierde tono y salud.

Conseguir que el mayor número de personas posible logre disfrutar de su vida plenamente y ser feliz, es la misión del Shiatsu.
Prev ¿Qué es el SHIATSU?
Next ¿Qué aprenderemos en el curso básico de SOTAI?

Leave a comment

×